-->

Vicente Casares

La localidad de Vicente Casares, se ubica en el corredor de la Ruta 205, y cuenta con 787 habitantes (INDEC, 2010), lo que representa un incremento del 25% frente a los 629 habitantes (INDEC, 2001) del censo anterior. Lleva ese nombre en homenaje a Vicente Lorenzo del Rosario Casares, fundador de la estancia “San Martín” y de la primera industria láctea de la Argentina, La Martona.

El pintoresco y tranquilo pueblo de Vicente Casares posee la capilla Ntra. Sra. del Rosario (1902) de estilo neogótico, el monumento a "Los Lecheros", el "Boulevard de los Españoles", la estación del ferrocarril con el tanque de agua para máquinas a vapor y a 2,5 km del pueblo el acceso a la Estancia San Martín donde se puede apreciar desde la calle el "Galpón 8" y los silos, únicos en su estilo y de avanzada tecnología para la época. Cruzando frente al Galpón 8, puede observarse el "Monte de la Virgen" con un sendero que antiguamente comunicaba a la estancia con el pueblo y en donde, a la mitad del trayecto, el transeúnte podía encontrarse con una pequeña imagen de la virgen que los obreros de la fábrica láctea habían emplazado allí en su honor. Cercano a la autopista se encuentra un antiguo almacén de Ramos Generales, el "Siempre Viva" (hoy llamado "El Parador") que funciona desde 1933 se ha convertido en un ícono en la zona.

Por Decreto 262/97 del 20-03-97 - La Presidencia de la Nación Argentina "Secretaría de Cultura" declara Monumento Histórico Nacional a la Estancia San Martín y el Casco de la misma.

Vicente Lorenzo del Rosario Casares, conocido como Vicente Casares (Buenos Aires, 10 de agosto de 1844 -1910), fue un productor agropecuario, industrial lechero y político argentino, hijo de Don Vicente Eladio Casares y Doña. María Ignacia Martínez de Hoz.

Biografía de Vicente Casares

Vicente Casares nace en el seno de una familia adinerada, dedicada al comercio y otras actividades financieras, con amplia tradición y arraigo en el país. Ya de muy joven demostraba un alto interés por las tareas rurales, a la edad de 18 años funda junto a su padre la estancia San Martín en el partido de Cañuelas en la Provincia de Buenos Aires. Fue en las fértiles tierras donde se produjeron las primeras toneladas de trigo que se exportaron desde la Argentina y que Casares tuvo la satisfacción de sembrar y cosechar en 1871.

Siempre inquieto y proclive a desarrollar nuevos negocios, comenzó (dentro de la actividad lechera) a elaborar quesos, esto durante el año 1886. Si bien el proyecto era ambicioso y las labores se desarrollaban dentro de un marco de completa higiene, calidad y dedicada artesanía, el mismo fracasó debido a la falta -en la época- de eficaces métodos de refrigeración que eran indispensables para la finalidad que se perseguía. Pero esta contingencia no fue motivo para debilitar la tenacidad y ambición de Casares, cuya intención era la de ampliar y mejorar los negocios de la familia, y fue así que en 1889 funda la primera industria lechera de la Argentina, con el nombre de La Martona iniciando una nueva forma de manejar todos los aspectos del ciclo de un producto, como son la producción, la industrialización, y finalmente la comercialización.

La fábrica se encontraba frente mismo a la estación del ferrocarril, hoy localidad denominada Vicente Casares (en homenaje al notable productor, industrial y hombre de la política), Partido de Cañuelas, provincia de Buenos Aires; y aún se conserva el edificio que otrora fuera el establecimiento modelo precursor de la industria lechera en la Argentina. En dicho establecimiento se procesaba la leche que provenía de 52 tambos que se encontraban distribuidos dentro de las 7 mil hectáreas. que conformaban la inmensa estancia San Martín. La forma de procesamiento era de destacar por las condiciones de "salubridad e higiene" con las que se trabajaba, que incluso llegaba a superar a muchas empresas del mismo tipo establecidas en países de la vieja Europa.

Como novedades que introdujo La Martona en el campo de la industria lechera, hay que destacar: el proceso de pasteurización de la leche; el envasado de la manteca en papel sulfurizado, lo que anteriormente se hacía mediante envoltorios de tela o lienzo; también la producción generalizada de dulce de leche respetando los procesos de elaboración según la tradicional receta de la época de la colonia; y las progresivas mejoras que se introducían en maquinarias para el mejor y más higiénico tratamiento de la leche y sus derivados.

Vida política de Casares. Sus cargos como funcionario público

Además de su dedicación a la producción e industria, Casares tuvo una importante vida pública y ejerció con notoriedad cargos políticos, llego a ser legislador por la Provincia de Buenos Aires (1886); fundador del Banco Sudamericano (1888); presidente del Banco de la Nación Argentina (1891); fundador de la Lotería Nacional (1893); candidato a la vicepresidencia de la república (1898); diputado nacional (1900); y presidente del partido Autonomista (1908).

Era un hombre preocupado por la marcha del país, como por el bienestar de sus ciudadanos, al punto que muchos de los esfuerzos puestos en su empresa le llevaban a pensar que la pasteurización y mejora en el tratamiento de los lácteos iba a influir y hacer descender notoriamente el índice de mortalidad infantil, que por aquellos tiempos era elevado.

Datos de interés y curiosidades

- Al cumplirse 100 años de la fundación de La Martona, en el año 1989 la Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina, declaró a Cañuelas como "La cuna nacional de la industria lechera", recordándose este acontecimiento los días 27 de noviembre de cada año.

- Asimismo y por decreto nº 262 del año 1999 se dio por declarado Monumento Histórico Nacional al casco de la estancia San Martín.

- El nombre de la estancia se relacionaba con el del Santo San Martín de Tours (Patrono de la Ciudad de Buenos Aires).

- El nombre de la empresa estaba relacionado y derivaba del nombre de su hermana Marta, de quien no se puede dejar de mencionar que se trató de la madre del famoso escritor argentino Adolfo Bioy Casares.

- Durante el año 1910 fallece Casares y se hace cargo de la empresa su hijo Vicente Rufino. Los negocios de la compañía se acrecientan y se continúan estableciendo mejoras progresivas en los productos, en su tratamiento y en su calidad. Finalmente la firma deja de funcionar en el año 1978, dejando un sinfín de éxitos e innovaciones a lo largo de toda su trayectoria, como también un sentimiento de tristeza en muchos consumidores de tantos años de fidelidad a la marca.

Cañuelas es nuestro lugar en el mundo, es un distrito donde conviven tradiciones, costumbres y valores con una comunidad inclusiva e integradora en permanente desarrollo y crecimiento. Instituciones, gobierno, industria, empresas y emprendedores, comerciantes y productores, educadores y jubilados, vecinos y vecinas todos queremos un Cañuelas cada día mejor #CañuelasEntreTodos!